logo

Iluminación en dormitorios

Iluminación en dormitorios

La clave de la armonía en un hogar se encuentra en varios elementos: una correcta distribución de los muebles, decorar con especial atención en los detalles, dotar de una adecuada iluminación a cada una de las estancias de la casa, etc.

De todas ellas, una de las más delicadas y menos evidente es la iluminación. Con una adecuada iluminación no sólo se puede dotar de calidez al hogar sino que se consigue crear espacios sin necesidad de levantar tabiques.

Si te estás planteando mejorar la iluminación de alguna estancia de tu vivienda lo primero que tienes que tener en cuenta es que no es lo mismo iluminar un salón que una cocina o un baño. Cada estancia tiene un uso particular y necesita ser iluminada de una manera concreta.

Por ejemplo, una habitación orientada al descanso precisa de una iluminación general cálida. Sin embargo, a veces nos olvidamos de que un dormitorio no sólo es un lugar para descansar.

También puedes leer un rato antes de dormir, vestirte por las mañanas o disfrutar de la compañía de tu pareja. Una pequeña lámpara de mesita de luz cálida no sólo ayuda a crear ese ambiente íntimo tan necesario en un dormitorio sino que evita molestar a la persona que comparte tu cama contigo especialmente si os levantáis a distintas horas por la mañana.

Además, si eres de los que está un rato leyendo antes de dormir necesitarás situar algún punto de luz direccional. Para ello, son ideales las lámparas de lectura que se sitúan en la cabecera de la cama. Si las combinas con la lámpara de la mesita suavizarás el contraste del haz de luz de lectura.

Otra mejora que puedes realizar es montar luces orientadas a los armarios para poder elegir qué ponerte por la mañana sin molestar a tu pareja. Si eres de los privilegiados que posee un vestidor lo tienes más fácil. Sólo tendrás que combinar una agradable luz general con haces de luz orientados a cada uno de sus módulos.

Una vez que nos hemos decidido y sabemos lo que queremos hacer, sólo queda llevarlo a cabo. Lo primero que has de tener muy claro es cuántos puntos de luz vas a añadir ya que si no tienes tomas de corriente e interruptores suficientes tendrás que crearlos. Una vez hayas superado ese paso tienes que elegir qué tipo de bombilla vas a utilizar. Nosotros preferimos utilizar tecnología LED por su durabilidad y economía de consumo. Puedes elegir entre varios tipos de bombilla: de bulbo, de tira, downlights, etc. Si, además, las combinas con un regulador de intensidad podrás ajustar la cantidad de luz que necesites para cada momento del día.

Como ves, no es tan difícil como podría parecer. Si, aun así, necesitas ayuda profesional no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Susana Urrea Decoración e Interiorismo llevamos 19 años trabajando para personas como tú que quieren disfrutar de su hogar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.